sobre mí

Una de las cuestiones de la psicología que me resultan más apasionantes es el tema de qué factores nos hacen estar más conectad@s a quiénes somos y cómo poner el foco en nuestras fortalezas y virtudes. Me encanta poder contribuir poniendo mi granito de arena en mejorar la percepción de quién es esa persona y quién quiere ser.

¿Cuál es el motor de tu vida? ¿Qué te hace fuerte?


Para mí, estás son de las mejores preguntas. Cada día con mis clientes, construimos éstas y otras muchas preguntas. Y buscamos, entre los dos, sus respuestas, las que les hace únic@s y más complet@s. Afrontamos los conflictos con recursos que conocías, pero no sabías cómo emplear, también con nuevos recursos.


Hay un germen, algo esencial en cada un@ de nosotr@s, y a la vez, vamos haciendo pequeñas y grandes transformaciones a lo largo de nuestras vidas. Y eso me gusta. Creo en ese movimiento. Creo que podemos llevar a cabo cambios importantes en aquello que queremos mejorar.


Soy curiosa, sensible, fuerte, amante de la naturaleza. Mi propio desarrollo personal ha sido mi motor. Mi sensibilidad, capacidad de empatizar y de escucha, han sido mis recursos para saber ver las fortalezas y potencialidades de otras personas y poder ayudarlas.


Los seres humanos somos seres complejos… lo sabemos. Mi reto es intentar hacerlo sencillo, asumible. Mi reto es que las dificultades que nos causan dolor y, que, sostenidas en el tiempo, nos causan sufrimiento, las hagamos digeribles, las podamos afrontar. Y podamos poner el foco en aquello que nos gusta y nos hace disfrutar.


Y eso es lo que me mueve: acompañarte, en aquello que me apasiona, facilitar un autoconocimiento más profundo que te reapropie de recursos que potencien tu propio bienestar.


MI EXPERIENCIA

En toda mi trayectoria algo se repite una y otra vez: la Psicología debe ser cercana, y facilitar con sus técnicas que podamos tener un sentido y unas actitudes más plenas sobre nuestras vidas. Tomar consciencia de que podemos elegir. Aprender a elegir lo mejor para nuestras vidas.


Mi experiencia trabajando, desde el Psicoanálisis, con grupos, con familias me han hecho explorar y ahondar en la necesidad que tenemos de sentirnos escuchad@s y reconocid@s de un modo profundo. Mi experiencia trabajando, en consulta, con niñ@s y adolescentes me ha enseñado que somos un mundo de posibilidades y que aquellas que merecen la pena son las que más nos hacen disfrutar y a la vez tener un lugar en el mundo. Y esto hay que saber buscarlo.


Tras licenciarme como Psicóloga (Col. Nº AN-07070) he seguido formándome en Psicoanálisis, Coaching, Risoterapia, Psicología Cognitiva y Humanista, entre otras. Con una perspectiva más amplia, desde la Psicología Integradora, he conseguido condensar lo verdaderamente importante para poder ayudar a otras personas. Esto es lo que ofrezco como propuesta de valor en mi forma de hacer psicología: Ocuparme de aquello que te causa malestar y en paralelo del desarrollo personal y del talento.


mis valores

He ido forjándome con la práctica de unos valores que me hacen ser quien soy, con un espacio constante para la mejora y el desarrollo.

En mis sesiones de Psicología imprimo un carácter completamente personalizado donde la brújula está marcada por estos valores:

NATURALIDAD

Es un valor fundamental en mi trabajo, con el que, mediante un trato cercano y cálido, facilito a mis clientes una toma de consciencia más práctica de aquellas cosas que suelen ser difíciles de aprender o enseñar. Naturalizando para ellos cuestiones complejas de los procesos psicológicos.

CONFIDENCIALIDAD

El secreto profesional es un signo básico de respeto. La base necesaria para que mis clientes puedan sentirse seguros para establecer un vínculo de confianza.

PASIÓN

Me apasiona todo aquello que tiene que ver con nuestras fortalezas y ser parte activa de mejorar nuestra forma de afrontar la vida.

COHERENCIA

Es uno de los valores que practico en mi vida personal y profesional. Trato de que mis pensamientos, mis sentimientos y mis acciones tengan coherencia y estén alineados con quien soy. Mi brújula es escuchar mis emociones, gestionarlas, pensarlas y actuar en coherencia a ello.

RESPETO

Para mí es el principio más básico y fundante en cualquier relación. Obviamente transferible a la relación profesional. Con mis clientes la consideración de respeto hacia quiénes son, quiénes quieren ser, sus valores, sus dudas y su manera de entender la vida es una constante que llevo a cabo de forma incuestionable.